Celular & SMS & WhatsApp +1 (602) 321-5662  /  Intl. +52 (987) 857-0601

Caribe Mexicano

En el sureste de México, frente al Mar Caribe, se encuentra el estado más joven de nuestro país. El territorio de Quintana Roo está dividido entre el bosque tropical y sus playas de fina arena, protegidas del violento Caribe por el segundo arrecife más grande del mundo, ofreciendo a sus visitantes un inmenso cúmulo de experiencias únicas.

A todo lo largo su territorio se estableció una de las más antiguas y avanzadas culturas de América, los Mayas. Los mayas construyeron pequeñas y grandes ciudades como Kin Há, Tulum, San Gervasio, Cobá, Kohunlich, entre otras. La arqueología en Quintana Roo es una parte muy importante de su atractivo, no solo por la belleza de estas antiguas ciudades que han sido descubiertas, sino porque, de tanto en tanto, se descubren nuevos vestigios y construcciones de la vasta cadena de ciudades del pueblo -maya que habitó este territorio.

La superficie de Quintana Roo está cubierta por “aguadas”, “cenotes” y lagunas. Sus ríos son subterráneos, ya que su superficie de piedra caliza está fracturada, por lo tanto el agua de sus abundantes lluvias penetra sus fracturas y fisuras formando grandes cavernas. Cuando el techo de una de estas, innumerables cavernas se colapsa, forma hoyos profundos, llamados cenotes (del Maya “d’zonot”). Tales como el “Lagarto de Oro” o el “Cenote Azul”. Entre sus lagunas se encuentran: Chinchankanab, Chunyaxché y, desde luego, Bacalar. Sin embargo, no son las únicas.

En los pantanos a lo largo del litoral, existen los manglares, hay tantos de ellos que sus enmarañadas raíces forman una barrera casi impenetrable, lo que permite que habiten allí muchas especias de aves, como los pelícanos y los ibis. Esta barrera también protege a la tierra de los huracanes.

Las temperaturas en Quintana Roo van de los 27º C (80 F), a los 35º C (95 F) en el verano. Puesto que Quintana Roo es una zona de bosque tropical lluvioso, las lluvias están presentes, con mayor o menor intensidad, durante todo el año. Esto garantiza una enorme abundancia de vegetación y una gran diversidad de fauna. Estas son tan abundantes que aún no han sido completamente catalogadas, pese al trabajo de científicos, no solo mexicanos, sino extranjeros que en grandes número llegan a estudiar la flora y fauna de Quintana Roo, tanto en la tierra como en el mar.

El arrecife de coral a todo lo largo de la costa de Quintana Roo es refugio de una gran variedad de especies animales y vegetales. Entre los cuales se encuentran no solo el coral mismo, sino las algas, los crustáceos y desde luego los peces. Los habitantes del arrecife, ostentan con frecuencia brillantes colores, y bellas aunque a veces extraña formas.

Quintana Roo es en sí mismo un mundo completo y complejo de construcciones humanas y naturales que es necesario ver, para creer.